martes, 2 de enero de 2007

Comentarios calidad de miel

Los datos suministrado por Mariluz

Bueno, por fin os mando la interpretación de los análisis de la miel que me mandasteis. Siento la tardanza, espero que no sea demasiado tarde.
La interpretación de estos resultado se ha realizado mediante la Orden de 5 de agosto de 1983 (RCL 1983\1775, 2212; ApNDL 8872), donde fue aprobada la norma de calidad para la miel destinada al mercado interior, de acuerdo con los requisitos establecidos por la Directiva 74/409/CEE del Consejo, de 22 de julio de 1974 (LCEur 1974\160), relativa a la armonización de las legislaciones de los Estados miembros sobre la miel.
Los métodos de control previstos en la Orden Ministerial de 12 de junio de 1986, por la que se aprueban los métodos oficiales de análisis para la miel, continúan vigentes. Se pueden utilizar aquellos otros métodos de análisis validados internacionalmente o aprobados por el «Codex Alimentarius», para verificar el cumplimiento de lo dispuesto por la Directiva 2001 /110/CE del Consejo, de 20 de diciembre de 2001, relativa a la miel, en tanto se adopten nuevos métodos por la Unión Europea.
La miel está compuesta esencialmente de diferentes azúcares, sobre todo de fructosa y glucosa, así como de otras sustancias, como ácidos orgánicos, enzimas y partículas sólidas derivadas de su recolección.
El color de la miel puede tener desde un tono casi incoloro a un tono pardo oscuro. Puede tener una consistencia fluida, espesa o cristalizada (en parte o en su totalidad). El sabor y el aroma pueden variar, pero se derivan del origen vegetal.
Cuando se comercialice la miel como tal, o cuando se utilice en un producto cualquiera destinado al consumo humano, no se le podrá añadir ningún ingrediente alimentario, incluidos los aditivos alimentarios, ni ninguna otra sustancia aparte de miel, y debe estar exenta, en la medida de lo posible, de materias orgánicas e inorgánicas ajenas a su composición.
a) Contenido de fructosa y glucosa (suma de ambas): no menos de 45 g/100 g y tenemos 66,50 g/100 g lo que se considera un buen nivel de azúcar.

b) Contenido de sacarosa: no más de 5 g/100 g y en nuestra muestra nos encontramos con 1,2 % lo que se considera un nivel mas que aceptable.

c) Contenido de agua: no más del 20%, nos encontramos en el límite ya que estamos en un 19,9%, se aconseja un porcentaje menor de agua.

d) Contenido de sólidos insolubles en agua: no más de 0,1 g/100 g.

e) Conductividad eléctrica: no más de 0,8 mS/cm.

f) Ácidos libres: no más de 50 miliequivalentes de ácidos por 1.000 g, la muestra se encuentra en el límite, con 44,00 meq/kg.
g) Contenido en hidroximetilfurfural (HMF): no más de 40 mg/kg, esta muestra tiene 9,10 mg/kg pero se debe posiblemente al clima de donde procede.

Miel para uso industrial: Es la miel apropiada para usos industriales o para su utilización como ingrediente de otros productos alimenticios que se elaboran ulteriormente, que puede:
a) presentar un sabor o un olor extraños, o
b) haber comenzado a fermentar o haber fermentado, o
c) haberse sobrecalentado.